YA COMPRÉ UN MOLCAJETE ¿QUÉ SIGUE?

Todos conocemos por lo menos de vista a los tradicionales molcajetes y metates mexicanos. Aunque son muy apreciados por su valor estético, lo cierto es que su valor artesanal también se mide ampliamente por su utilidad: molcajetes y metates han sido herramientas clave para la cocina tradicional mexicana durante siglos. ¡Acompáñanos a conocer más sobre estas artesanías y la forma en que puedes sacarles el máximo provecho en tu hogar!

Los molcajetes y metates, hechos para moler ingredientes están hechos tradicionalmente de piedra volcánica tallada, aunque como veremos, con los años se han realizado también de otros materiales para buscar su producción industrial. Su uso ha sido continuo desde los tiempos de las civilizaciones mesoamericanas, sin embargo, durante el siglo XX con la llegada de las licuadoras, se intentó popularizar el uso de la licuadora uso por encima del molcajete, lo que dio paso a la comercialización de molcajetes de plástico para servir las salsas licuadas.

Si bien, a la fecha es más común tener una licuadora en casa que un molcajete en los hogares urbanos, en los últimos años la revalorización de la gastronomía y la artesanía tradicional mexicana ha hecho que consumidores y consumidoras más conscientes busquen adquirir molcajetes y metates para recuperar recetas tradicionales que siguen practicándose ampliamente en zonas rurales del país.

Esta re-popularización del metate y el molcajete nos genera muchas dudas… desde cómo identificar la calidad de un molcajete, hasta dónde comprarlos y cómo utilizarlos ¡vamos paso por paso!

¿Cómo saber si mi molcajete o metate es de piedra volcánica o cemento?

A la par del renovado interés de las personas por adquirir metates y molcajetes, surgieron las réplicas hechas de cemento que, en lugar de ser talladas a mano como las artesanías de piedra volcánica, son piezas de cemento vaciadas en moldes que, si no se presta atención, pueden engañar a más de un comprador o compradora. Es importante cerciorarse de que el molcajete o metate a comprar sí sea de piedra volcánica ya que los molcajetes y metates tradicionales traen consigo varios beneficios:

  • La piedra volcánica es un material natural, no tóxico y seguro para procesar alimentos
  • Por ser de piedra, cada pieza es única y proporciona a los alimentos molidos sabores y texturas particulares que no pueden lograrse con otras formas o herramientas de molido
  • El tallado de piedra con que se realizan, es una herencia cultural de siglos. Al adquirir metates y molcajetes de piedra volcánica estás también perpetuando la cultura tradicional mexicana

Entonces ¿Cuál es el truco para saber? La forma más sencilla de diferenciar un molcajete de piedra volcánica de uno de cemento es la porosidad del material. Mientras que la piedra volcánica es porosa y tiene varios “hoyitos” en su superficie, el cemento es liso y muy poco poroso. Aunque actualmente algunos molcajetes y metates de piedra volcánica se pulen para lograr acabados más finos, siempre será posible observar y sentir la porosidad propia de la piedra y notar que, cuando aun no está curado, desprende pequeños fragmentos.

Otra característica que puede sumar al momento de diferenciar la piedra del cemento, es que el cemento es siempre del mismo tono, mientras que la piedra volcánica puede tener variaciones de color entre el gris y el negro por tratarse de un material natural.

Finalmente, la prueba de fuego es al curar el molcajete o metate, ya que uno de piedra volcánica soltará inmediatamente sedimentos como parte del proceso, mientras que uno de cemento no ¡aunque quizá para ese momento ya sea muy tarde!

Lo que nos lleva a la siguiente pregunta…

¿Cómo curar mi molcajete?

Existen muchas maneras distintas, pero nosotras recomendamos una que, a nuestro parecer, es muy sencilla:

  1. Enjuagar con abundante agua y con una escobeta tallar dentro del molcajete.
  2. Tomar un puñado de arroz crudo, colocarlo dentro del molcajete y triturar con el tejolote (mazo que viene con el molcajete).
  3. Cubrir toda el área en donde la comida tendrá contacto, tratando de cubrir cada hoyo.
  4. Realizar este proceso hasta que todo el arroz esté molido y salga blanco, mientras siga saliendo de otro color hay que continuar con el proceso. Si es necesario hay que tirar el arroz y poner arroz nuevo hasta que estas especificaciones se cumplan.
  5. Enjuagar con agua, sin escobeta y está listo para usar.

De esta forma, todas las superficies que hayan sido cubiertas por el arroz habrán soltado sus sedimentos más flojos y estará listo para que prepares tus alimentos.

¿Dónde puedo comprar molcajetes y metates?

Quizá la primera idea de una persona sería ir a comprar un molcajete o metate en la ciudad sería acudir a un mercado, sin embargo, aunque es una opción viable, existen pocas posibilidades de saber que el producto comprado es de comercio justo y también hay mayor riesgo de que intenten venderte piezas de cemento.

Nuestra recomendación en todo caso es, que te acerques directamente a artesanos y artesanas cuando tengas la oportunidad (por ejemplo, en San Lucas Evangelista, Jalisco) y si no, que busques adquirir tus piezas artesanales a través de redes de comercio justo ya que te garantizan la calidad y el pago justo del producto que compras. Hoy en día es muy fácil acceder a estas redes porque se encuentran incluso a través de las ventas online… como ejemplo, ¡te invitamos a conocer la tienda de Tekiti en Amazon México para que conozcas los molcajetes disponibles!

¡Ahora ya sabes un poco más sobre los tradicionales molcajetes y metates mexicanos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close